La integración de la información que obtiene diariamente el SAT por medios electrónicos ha facilitado para ellos la detección de inconsistencias entre lo declarado por los contribuyentes y lo que tienen registrado en sus sistemas.

El programa de vigilancia profunda del SAT es el que:

“Sirve para orientar a los contribuyentes para rectificar omisiones, diferencias e inconsistencias detectadas entre los datos manifestados en sus declaraciones y la información contenida en las bases de datos institucionales tanto propia como de terceros (CFDI, DIOT, Declaraciones, Pagos, entre otras fuentes)”

La autoridad fundamenta este programa en los artículos 1, 2, 3, 4, 7 y 8 de la Ley del Servicio de Administración Tributaria; así como en los artículos 1, 2, 5 y 16 fracción XV de su Reglamento Interno.

En la revisión electrónica la autoridad fiscal a través del buzón tributario hace del conocimiento del contribuyente, del responsable solidario o del tercero relacionado que revisa, la resolución provisional y mediante la cual requiere al revisado para que en un plazo de 15 días hábiles siguientes a la notificación de esa resolución, manifieste lo que a su derecho convenga y proporcione la información y documentación mediante la cual desvirtúe las irregularidades advertidas o bien acredite el pago de las contribuciones y aprovechamientos presuntamente omitidos.

En ese plazo de 15 días, el revisado podrá optar por:

A. Aportar documentación, pruebas o información para aclarar las irregularidades y desvirtuar las observaciones de la autoridad.

Y en este caso con la información proporcionada la autoridad podrá:

  1. Realizar un segundo requerimiento al revisado quien tendrá 10 días para contestar ese requerimiento, o
  2. Solicitar información y documentación a un tercero.

Una vez que la autoridad cuenta con toda la información, dentro de 40 días hábiles emitirá y notificará la resolución determinante del crédito fiscal al revisado.

B. Corregir su situación fiscal, presentar sus declaraciones y realizar pagos adeudados.

C. Tramitar un acuerdo conclusivo a través de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (PRODECON).

Ahora bien, si el revisado no manifestó lo que a su derecho convenga, ni proporcionó la información o documentación mediante la cual desvirtúe las irregularidades contenidas en la resolución provisional, la misma adquiere el carácter de definitiva y entonces la autoridad podrá proceder a su cobro mediante el procedimiento administrativo de ejecución.

Hoy en día ya se pueden implementar mecanismos para detectar inconsistencias en la información que declaramos y lo que tiene el SAT.

La generación de software especializado y la flexibilidad que nos brinda el SAT para acceder a la información electrónica que posee de los contribuyentes nos permite poder implementar soluciones para prevenir y solucionar las inconsistencias antes de que las autoridades nos las requieran.