Según el artículo 2688 del CCF nos dice “Por el contrato de sociedad los socios se obligan mutuamente a combinar sus recursos o sus esfuerzos para la realización de un fin común, de carácter preponderantemente económico, pero que no constituya una especulación comercial.”

Considerando que el constituir una Sociedad Civil es tener un beneficio económico, las reparticiones que se hacen en favor de los socios se hacen de la generación de ingresos para la Sociedad, que cuando se reconoce el ingreso por los servicios prestados, se presenta en resultados como costos de servicio, fuera de los gastos generales el valor de la inversión que ayudó a la generación de ingresos, con independencia de los aspectos fiscales como deducción para la sociedad, o el tratamiento fiscal para pago de impuestos de los socios que perciben dicha remuneración.

Esto es debido a que la forma legal de una operación puede tener una apariencia diferente al auténtico fondo económico de la misma y, en consecuencia, no reflejar adecuadamente su incidencia en la situación económica financiera. Por consiguiente, según los postulados básicos de la NIF A-2 las formalidades jurídicas deben analizarse, a la luz de la sustancia económica, y el reconocimiento contable.

Entonces como debe registrarse:

  • Costo de servicios en resultados si el ingreso correspondiente ya se devengó por la prestación de servicios a los clientes.
  • Deudores diversos como anticipo de utilidades, que se cancela al cierre del año contra utilidades acumuladas cuando se conozca la utilidad del ejercicio.
  • Gasto de operación
  • Inventarios si el ingreso no se ha devengado

GL