Conforme lo comentado por Mario Beltrán, director del Instituto de Capacitación y Estudios 2021, a diversos medios indica que hay un gran número de personas que continúan pensando existen cuentas bancarias no revisadas o fiscalizadas por el SAT.

Es decir que esta gente considera que parte de los depósitos o cantidades que son ingresadas a su cuenta bancaria nunca será revisada por la auditoría fiscal.

Sin embargo, aclaro que a partir de que el SAT quitó el secreto bancario por temas fiscales, este puede conocer los movimientos que hagan los contribuyentes y con ello tiene la facultad para revisar la información bancaria de los contribuyentes y conocer si los gastos del contribuyente corresponden a los ingresos que declara.

Según el artículo 32 -B fracción IV del CFF, establece que “las entidades financieras y sociedades cooperativas de ahorro y préstamo tendrán las obligaciones siguientes: proporcionar directamente o por conducto de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro o de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, según corresponda, la información de las cuentas, los depósitos, servicios, fideicomisos, créditos o préstamos otorgados a personas físicas y morales, o cualquier tipo de operaciones, en los términos que soliciten las autoridades fiscales a través del mismo conducto”.

Dicho lo anterior, el artículo 55 fracción IV, de la LISR, que establece como obligación a las instituciones que componen el sistema financiero, “proporcionar anualmente a más tardar el 15 de febrero de cada año, la información de los depósitos en efectivo que se realicen en las cuentas abiertas a nombre de los contribuyentes en las instituciones del sistema financiero, cuando el monto mensual acumulado por los depósitos en efectivo que se realicen en todas las cuentas de las que el contribuyente sea titular en una misma institución del sistema financiero exceda de $15,000.00” así como de todas las adquisiciones en efectivo de cheques de caja, en caso de que se traten de depósitos de ingresos que no sean declarados, si la auditoría fiscal no se convence de las comprobaciones de estos depósitos o solo el contribuyente no tiene documento que avale en su contabilidad el registro de este depósito bancario, el fisco puede decir que son ingresos por lo que su valor debe ser pagado en sus declaraciones.

Es decir que no existe cuenta que el SAT no revise o movimiento que no sepa, por lo que es necesario saber para no cometer el ya conocido LAVADO DE DINERO.

Si conservas dudas acércatee con nosotros y podemos ayudarte a aclararlas