Con la pandemia, muchas empresas se vieron obligadas a acelerar sus planes de Home Office o de establecer este tipo de trabajo en el momento que se nos resguardo.

Nos tomó unos meses adaptarnos a este tipo de trabajo, a realizarlo desde casa lejos de nuestro equipo y aprendiendo a dominar las tecnologías sin que estas nos dominaran a nosotros.

Llevamos poco mas de un año trabajando de esta manera y ahora surgen nuevos retos. Nos volvimos adictos al trabajo en la computadora, teléfonos inteligentes y su inmediatez de respuesta, tenemos todo lo necesario en un aparatito y se nos va el tiempo frente a la pantalla o tal vez sea porque nos sentimos culpables de que los días se pasan tan lento porque todos los días son iguales. De la cama a la regadera a vestirnos y nos vamos al escritorio y todo en el mismo cuarto, no sentimos que pasa el tiempo y olvidamos que las otras personas tienen otras actividades y obligaciones sobre todo familiares.

Queremos sentirnos útiles, que ocupamos nuestro tiempo en algo productivo, ya que estamos encerrados en cuatro paredes, trabajando se nos pasa el tiempo más rápido y pensamos que la pandemia se va a terminar igual de rápido si seguimos a ese ritmo, y obligamos a otros a hacerlo también.

Con el trabajo desde casa o Teletrabajo, se ha perdido la delgada línea de trabajar, tener otras responsabilidades en casa y descansar. Se envían mensajes desde muy temprano hasta altas horas de la noche, asunto que no estaría mal, si no estuviéramos esperando que nos respondan en ese momento y además lo tomamos como irresponsable y que no tiene puesta la camiseta.

Mucho se ha hablado de que México es el país que más horas trabaja, no por eso somos más productivos ni sacamos más trabajo. Y la situación arriba descrita no solo ha pasado en nuestro país, sino en todo el mundo y es por eso por lo que en varios países incluido México se está manejando y se aprobó como derecho para los trabajadores y obligación para las empresas el concepto de “desconexión”

Esto no es mas que el simple hecho de que una vez terminada la jornada laboral y las actividades diarias, se puede desconectar del trabajo, descansar o realizar cualquier actividad que se desee. Si se envían correos o mensajes instantáneos, estos pueden ser resueltos al día siguiente una vez comenzado el día laboral.

Con esta medida, se tiene el objetivo de cuidar la salud física y emocional de los trabajadores, evitando enfermedades e incapacidades relacionadas con el estrés y el poco descanso de los trabajadores.

Nos va a costar un poco de trabajo debido al ritmo de trabajo que llevamos, pero poco a poco vamos a ver los beneficios que esta iniciativa tiene.