Primeramente, empezamos a saber que funciones tiene un tesorero en una empresa, que sería:

  • Administrar y evaluar las condiciones de riesgo, considerando los factores internos y externos.
  • Garantizar el flujo correcto y constante de los recursos financieros.
  • Evaluar las alternativas de inversión y el costo de oportunidad de los diferentes instrumentos financieros de inversión, logrando la mayor rentabilidad y minimizando el riesgo respectivo.
  • Elaborar e implementar políticas y procedimientos para delimitar los niveles de autoridad y responsabilidad con relación a los controles de solicitud y autorización de uso del flujo de efectivo.
  • Dirigir y controlar la administración y vigilancia del efectivo, títulos valor, garantías y soportes documentales generados mediante la utilización de las herramientas tecnológicas que permitan llevar a cabo lo anterior y, elaborar informes de forma automatizada e inmediata, implementando y cumpliendo las normas generales de seguridad.

Para poder llevar a cabo las funciones anteriormente señaladas, la persona responsable de la tesorería debe contar con la capacidad técnica y experiencia necesaria para cumplir con los objetivos de la empresa.

En conclusión dependerá de la eficiente administración de esta misma que las empresas puedan enfrentar condiciones desfavorables de los mercados financieros y que, en conjunto con el área de contabilidad, podrán generarse los reportes de evaluación de desempeño por cada una de las áreas que intervienen en la operación de la empresa e inclusive, de cada directivo o ejecutivo responsable de los diferentes centros de costo para poder contar con valiosos elementos de juicio que permitan a la Dirección General de la empresa y al Consejo de Administración tomar decisiones trascendentales, ya que, esa evaluación permite analizar la imagen de la empresa ante las entidades financieras, entidades gubernamentales (SAT; IMSS, etc.), socios y accionistas o potenciales inversionistas.