En México durante este año se han suscitado infinidad de cambios de gran impacto en las empresas, uno de ellos el decreto publicado el 23 de abril de 2021 por parte del Gobierno Federal, reformando el artículo 12 de la Ley Federal de Trabajo en donde manifiesta que “Queda prohibida la subcontratación de personal”, por lo anterior las empresas que tenían su personal (operativo y administrativo) en una empresa y su operación y/o comercialización en otra, han evaluado la posibilidad de fusionar dichas empresas sobre todo si pertenecen a un mismo grupo (Partes relacionadas).

Ante tal situación, es importante conocer que una fusión esta debidamente regulada por la Ley General de Sociedades Mercantiles, pero además tiene implicaciones fiscales que son de suma importancia y que se deben cumplir para que en el futuro no se tenga problema con las autoridades fiscales.

Por lo anterior es importante que la empresa fusionante debe cumplir con los siguientes requisitos:

  • Cancelar el RFC de la entidad fusionada
  • Dar de alta en el RFC a la empresa fusionante
  • Proporcionar el RFC de los socios, accionistas o asociados
  • No estar sujeto al ejercicio de facultades de comprobación
  • No tener créditos fiscales a cargo
  • No estar catalogado en las listas referidas en los artículos 69, 69B y 69 Bis CFF.
  • Que los impuestos retenidos declarados e ingresos declarados coincidan con los CFDI´s
  • Llenar el formato “RX” y adjuntar la siguiente información:
    • Documento protocolizado en el conste la fusión
    • Comprobante de domicilio
    • Identificación oficial
    • Poder Notarial que acredite la personalidad
    • Acuse de baja del padrón de actividades vulnerables en caso de ser aplicable
    • Manifestación expresa del representante legal de que asume la responsabilidad y obligaciones de la empresa fusionada.