Esta revisión que entrara en vigor para las auditorias de estados financieros que se inician a partir del 15 de diciembre del 2021, donde se encontraron inquietudes como, por ejemplo:

  •  Incongruencia en la naturaleza y el número reducido de riesgos significativos identificados por los auditores.
  •  En la práctica al auditor se le dificultó el conocimiento sobre el sistema de control interno.
  •  No se abordaron en la NIA actual de forma suficiente, los riesgos de las Tecnologías de Información (TI).

Obtuvo grandes cambios para la aplicación de esta en las auditorias siguientes como:

  •  Entendimiento del modelo de negocios por medio del marco de información financiera aplicable.
  •  Uso de técnicas y herramientas automatizada.
  •  Entendimiento de TI (ambiente, aplicaciones, procesos, infraestructura).
  •  Requiriendo que el auditor solo deberá valorar el riesgo de control únicamente cuando planea probar la efectividad operativa de los controles.

Para evaluar los riesgos inherentes, la NIA sugiere los siguientes factores de riesgo:

  •  Complejidad.
  •  Subjetividad.
  •  Cambios.
  •  Incertidumbre.