Gran parte de las Compañías en México realiza operaciones con proveedores extranjeros por lo que es importante conocer a que se encuentran obligados para no tener problemas con las autoridades fiscales.

Los residentes en el extranjero también se encuentran obligados a pagar el Impuesto Sobre la Renta cuando obtiene ingresos generados en territorio nacional aún cuando no tengan un establecimiento permanente en México; los ingresos que generan el pago de dicho impuesto son por concepto de: Salarios, honorarios, remuneraciones a miembros del consejo, administradores, comisarios y gerentes; arrendamiento de bienes e inmuebles; regalías, asistencia técnica, publicidad, intereses, etc.

La Ley del impuesto Sobre la Renta, considera que cuando se pague a un proveedor residente en el extranjero se encuentra obligado a lo siguiente:

  • Calcular, retener y hacer el entero ante el SAT, del ISR que corresponda a dichos extranjeros.
  • Enterar una cantidad equivalente a la que debió de haber retenido en la fecha de exigibilidad de pago, o al momento en que efectué dicho pago, lo que suceda primero.
  • En caso de que los pagos o contraprestaciones se efectúen en moneda extranjera, el impuesto se enterara haciendo la conversión a moneda nacional.
  • Expedir comprobantes fiscales en los que se especifique el monto de los pagos efectuados y el impuesto retenido al residente al extranjero.
  • Presentar ante el SAT la declaración informativa de pagos efectuados a residentes en el extranjero, mediante el sistema Declaración Informativa Múltiple, a más tardar el 15 de febrero de cada año.
  • Verificar si dicho País tiene acuerdo internacional en materia fiscal para evitar la doble tributación ya que estos pueden contener tasas menores de impuesto por retención o eliminación de esta.
  • Solicitar constancia de residencia fiscal de dichos proveedores.

ACC